Suramérica: un aliado clave en la defensa de occidente

Por: Joshua T. Céspedes | Director de ES Leander

¿Puede Suramérica contrarrestar la influencia de Asia?

Según un equipo de especialistas en materia económica de Bloomberg para 2035, China podría superar a Estados Unidos como la principal potencia económica al tiempo que se transformaría en el actor político más influyente del escenario internacional.

Los resultados de esta investigación, así como el creciente aumento del autoritarismo en detrimento de las democracias occidentales nos dejan observar un cambio en el centro de gravedad del oeste hacia el este. De economías avanzadas a mercados emergentes, de mercados libres a otros más sujetos al control del Estado.

Para el año 2050 se espera que la región de Asia concentre más de la mitad de la población mundial. Esta ventaja demográfica empujara significativamente su aporte a la economía global, la cual se presume que oscilara en un 60% aproximadamente.

Estos escenarios prometen un duro conflicto geopolítico, una cruenta transición que trae consigo significantes reformas en el orden político internacional y que agudizará los conflictos existentes.

Con este escenario presente, resulta oportuno preguntarse ¿podría la región Suramericana ayudar contrarrestar la creciente influencia política y económica de Asia? ¿Especialmente la que el Partido Comunista de China tiene sobre las Democracias occidentales? Sí, siempre y cuando actuemos en consecuencia.

Mientras que la inversión extranjera directa en los países asiáticos sigue en aumento y representa un estimado del 30% o más de la totalidad en el mundo, los mercados de la región suramericana parecen quedarse rezagados. Según estimaciones de la CEPAL las inversiones cayeron más de 7% y se estima que sigan de esa manera dado el duro golpe que la pandemia ha dado a las frágiles economías locales.

A nivel global el aporte de las economías de la región sigue siendo mínimo. Suramérica desde hace más de un siglo representa un 8% de la economía global a diferencia de Asia que representa hoy un aproximado de 30% o más.

Es conveniente recordar que este significativo crecimiento económico en parte es consecuencia de su explosión demográfica. La región de Asia concentra un gran potencial de mercado dado que el grueso de la población en el mundo se ubica en esa área, un aproximado de 4.5 billones comparado con los 629 millones de habitantes que se estiman viven en la región de Suramérica según información recogida por el portal de datos Statista. Sin embargo su demografía no es el único factor en juego.

Las grandes reformas económicas, su apertura al mercado global y en consecuencia su inserción en las cadenas valor global (utilidad para la economía del mundo) ha hecho de la región asiática un lugar atractivo en detrimento de los mercados occidentales y en especial Suramérica donde la tendencia actual se concentra más en la distribución de la riqueza que en la producción de la misma.

El promedio de nuestro índice de libertad económica según el estudio de la fundación norteamericana Heritage, es casi del 60%, solo si incluimos en el a Estados Unidos y extendemos nuestro análisis a la región americana, sin embargo sin ellos fuera del promedio sería mucho más lamentable. La mayor parte de nuestras economías locales están entre las categorías de moderadamente libres y represivas.

Actualmente no estamos en el mejor escenario para perfilarnos como una región emergente que haga frente a los mercados asiáticos, si tomamos en cuenta los datos aún nos queda un largo camino por recorrer antes de poder competir por un significativo espacio de poder.

Todo este escenario disruptivo ha puesto sobre la mesa grandes interrogantes a las fuerzas occidentales, preguntas que varían desde un carácter ético y moral respecto a su papel en el mundo hasta unas de carácter más práctico y organizativo respecto a la forma en que debe mejorar para sacar provecho de la revolución tecnológica en marcha.

La falta de respuestas a estas preguntas nos ha dejado inmóviles frente a la reorganización geopolítica del sistema a internacional, pero si queremos mantener a occidente como eje de gravedad del sistema internacional debemos dar un paso al frente, pues los valores de la Libertad y la Democracia nunca deben darse por garantizados.

Entendiendo el contexto y el por qué resulta pertinente preguntarse ahora ¿Cómo hacemos para que Suramérica se transforme en un contra peso de gran importancia para el mundo?

No hay respuestas fáciles a esta pregunta y mucho menos atajos en el camino. Transformar a Suramérica amerita esfuerzo y cooperación. Necesitamos reflexionar sobre nuestro papel en el mundo de hoy y del mañana, construyendo de esa manera una idea en común que nos permita abrazar el desarrollo.

Para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es importante que la región fortalezca sus instituciones políticas y financieras; crear un clima de confianza, brindar seguridad para inversionistas locales y extranjeros.

El eje central de nuestra recuperación económica y el fortalecimiento de las instituciones públicas en un escenario post pandemia radica en la ciudadanía. A nivel económico a través del fortalecimiento del emprendimiento y del ecosistema empresarial, a nivel político con la transparencia, el respeto a las reglas de juego y el involucramiento de los ciudadanos en la toma de decisiones.

En un cambio de época como la actual debemos apostar por nuestro principal activo, los ciudadanos, dotarlos con herramientas políticas, jurídicas y económicas que le permitan transformar a nuestra sociedad conforme se aceleran estos procesos de transformación. Integrándonos cada vez más a las cadenas de valor global y fortaleciendo nuestro papel como región frente al inminente cambio geopolítico.

Suramérica como región ha demostrado un increíble potencial. Nuestra riqueza cultural, natural y humana nos da un atractivo inigualable en el escenario internacional. Fortalecer y apoyar nuestras economías emergentes permitirá un aliado clave en la defensa de los valores democráticos frente a la creciente ola autoritaria liderada por el eje Moscú – Beijing.

En pocas palabras, el mundo está cambiando y es hora que como región decidamos nuestro rol en el mundo, abandonar el estado expectante que nos caracteriza y garantizar nuestra voz en el concierto de las naciones, para ello debemos crecer, debemos confiar en nuestros ciudadanos, hacer de nuestro principal activo, nuestra mejor carta para defender los principios de la Democracia y la Libertad. Cooperación y esfuerzo es la clave del desarrollo.

Fuentes de referencia:

An Economist’s Guide to the World in 2050. Disponible en: https://www.bloomberg.com/graphics/2020-global-economic-forecast-2050/

Población total de América Latina. Disponible en: https://es.statista.com/estadisticas/1067800/poblacion-total-de-america-latina-y-el-caribe-por-subregion/

Población global total por continente. Disponible en: https://www.statista.com/statistics/262881/global-population-by-continent/

Fundación Heritage. Índice de Libertad económica 2021. Disponible en: https://www.heritage.org/index/pdf/2021/book/index_2021.pdf

América Latina y el Caribe representa el 8% del PIB global y de la población mundial, según nuevo informe multilateral. Disponible en: https://www.cepal.org/es/comunicados/america-latina-caribe-representa-8-pib-global-la-poblacion-mundial-segun-nuevo-informe

Banco Mundial. PIB per cápita en América Latina. Disponible en: https://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.CD?locations=ZJ&most_recent_value_desc=false

Foreign Direct Investment Trends and Outlook in Asia and the Pacific 2020/2021. Disponible en: https://www.unescap.org/resources/foreign-direct-investment-trends-and-outlook-asia-and-pacific-20202021

La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe cayó 7,8% en 2019 y se prevé un desplome cercano al 50% en 2020. Disponible en: https://www.cepal.org/es/comunicados/la-inversion-extranjera-directa-america-latina-caribe-cayo-78-2019-se-preve-un-desplome

Informe macroeconómico BID: reformas fiscales clave para recuperación post pandemia (2021). Disponible en: https://www.iadb.org/es/noticias/informe-macroeconomico-bid-reformas-fiscales-clave-para-recuperacion-post-pandemia

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *